jueves, 9 de octubre de 2008

Estaciones


Hablar a estas alturas de las estaciones del año como una metáfora de las etapas de la vida es algo bastante trillado. Puede que demasiado. Me gustaron últimamente las palabras de Rosa Montero o de Antonio Vega.
Y aquí estamos, en Otoño. Sí, lo de siempre: Tiempo de cosecha, tiempo de recoger lo sembrado. De recapacitar, reflexionar... una vez más. 36 años y suficiente camino andado como para hacer balances. Umm, mala costumbre si se hace con el ánimo cansado. O dolido.
... y nuestras vidas son los ríos, que van a dar a la mar... A veces soy río viejo y retuerto, a veces soy rápido y caudaloso. Y lo obvio, soy todos y cada uno. Soy lo que fui y lo que ansío ser, y entre medias, pienso en no ser río, en no surcar un cauce ya marcado, desbordarme, abrir nueva senda para desembocar igualmente. Destino y libertad, eterna lucha. ¿Qué quieres ser hoy? No quiero ser río.

4 comentarios:

maruxiña dijo...

Hola raparigo!!!

Eu tampouco quero ser río, sobre todo cando peta cos encoros. Poderemos ser mar???

Biquiños neno!!!

CANCIÓN DE OTOÑO EN PRIMAVERA

¡Juventud, divino tesoro,

ya te vas para no volver!

Cuando quiero llorar, no lloro,

y a veces lloro sin querer...

Mas es mía el Alba de oro!

Rubén Darío

el turista accidental dijo...

Graciñas, miña. Serías un chollo para Van Gaal. Sempre positiffa!! Prohibido cambiar.

Majo dijo...

Turista dos puntos, con lo bien que escribes es una pena que no lo hagas más. Ala, ya lo solté. Recuerda que con tus pensamientos puedes cambiar el mundo!

el turista accidental dijo...

Bueno, eso quisieran muchos. Me llega con compartirlo. Lo de sacar las cosas fuera, que otro las observe, y que con su visión diferente acabe por ayudarme a cambiar mi mundo, no es que me parezca muy bien, es que lo veo inevitable. Somos seres sociables.
Ya sabes, es eso que dijo Sri Yogananda: Únicamente lo que es otro nos convierte por completo en nosotros mismos.