jueves, 25 de junio de 2009

Por lo bajinis


Llevo varios días discutiendo bastante a las malas con mi voz interior. Y es que en ese tiempo nos hemos puesto bien en contra uno de la otra. Como yo estoy cayendo (porque en esto se cae, seamos honestos) en la diplomacia y en las palabras medidas al milímetro, ella se está calentando hasta puntos molestos. ¿Lo veis?: “Hasta puntos molestos”. La dichosa diplomacia nos separa y nos aleja, cabreadísima ella porque yo no pueda decir simplemente que “está hasta los huevos”. Y es que lo de los modales al hablar es una parte del “civismo” en la que uno acaba muy fácilmente lejos de lo que sus sentimientos dirían si pudieran hablar con palabras libres.

A mí me da que es la soledad lo que nos está jodiendo. Teníamos muy buen rollo, la verdad. Pero, a rachas, supongo que por factores diversos que no conozco o que no reconozco, nos alejamos. A veces me llama “traidor”… a tanto llega la distancia. De manera que estuve meditando maneras de solucionar esto. No me digáis, que por divertida u ocurrente que pueda ser la situación, no es nada agradable, y mejor meterle mano más pronto que tarde. Y la cosa tiene su dificultad, porque ella suele hablar cuando yo estoy desarmado: Lejos de un lápiz y un papel, lejos del teclado, en la cama con la luz apagada antes de dormir, o justo antes de levantarme…

Me las arreglé para esconderme y esperarla. Sí, la engañé, justo. Igual que vosotros ahora creéis que os engaño, afirmando que puedo actuar a sus espaldas. No voy a revelar mis fuentes, como diría aquél, pero he hecho una especie de emboscada. De repente me he acordado de Tristanbraker y la cueva de la luna. ¿Os acordáis de aquellos primeros frikis del programa de Arús, “Al Ataque”? El tal Tristanbraker grababa psicofonías… bueno, pues aquí están las primeras psicofonías que he podido captar de mi voz interior, sin su conocimiento:

... y venga el Fernán-Gómez… joder, que se está apoderando de mí… no veo apenas noticias buenas, todo es una mierda de carencias, de falta de dinero, de oportunidades… y la cultura de la gente… hostias, la chavalería, joder, ¿estamos trabajando duro para ellos? ¿para estos? No, claro, los nuestros son víctimas… pero vamos a ver, ¿es que nadie es capaz de ver que ellos mismos son el problema? ¿Que ver el mal en los hijos ajenos y sólo en ellos es la madre del cordero?... cuánta ignorancia, dios… cruza los dedos, que tarde o temprano cualquiera podrá decirlo de ti. Te habrá pasado como a ellos, sin darte cuenta, tu hijo tomándote el pelo… y ¿qué le dices? … ¿que haga lo que debe? ¿un iluso cumplidor en un mundo de hienas?... joder, debería pensar en algo alegre, que se me hace mala sangre… y lo fácil que es meterle un grito a nadie que ni lo come ni lo bebe…

… debería escribir sobre esto, sobre aquello, sobre lo de más allá… una entrada para cada asunto, una entrada temática… na, muy limitado, ya está… así no me sirve… además, una entradita ahora con el conflicto de los límites de la libertad, de confundir derechos con abusos… y la parte de los deberes, que nadie tiene… vaya puta mierda… de amargado… lo peor es plantearte a ti mismo que suenas como un facha cuando dices que el personal ya se está pasando tres pueblos… pero ¿de qué vas?, joder, si hablas de ponerle un freno, multas, trabajos para la comunidad… na, un amargao…

… no me puedo creer que esta lluvia de Junio me esté jodiendo tanto… venga, reconócelo, no es la lluvia… la usas de excusa, “podría llover”, se dice cuando algo está fatal, y podría ir peor… y con ésas, cuando llueve, ya lo tienes… en bandeja… “nooo, es que estoy depre porque no para de llover…”, al carajo, mentira…

9 comentarios:

Majo dijo...

Bueno, Espejo (qué horrible debe ser que te llamen así :P): veo que después de un parto tan laaargo por fin salió a la luz el fruto de muchas semanas... pero qué fruto!!

He leído entre ayer y hoy -incluyéndome a mí misma, que no es necesario que me autolea para saber qué pienso- varias blogs cuyas últimas entradas denotaban mucha "mierda". Las que menos me han gustado (entre ellas ésta), me parece que lo han sido por la tremenda rabia que he visto en ellas.

No sé, quizás huya de las actitudes rabiosas porque si bien todos las tenemos al principio de un trago amargo, en algunas personas se convierten como en un estado perenne, como el modo de ser que pasó a la posteridad tristemente para un gran artista como fue Fernán-Gómez (por un perro que maté...)

No me gusta esa gente que hace de su día a día una queja continua, un despotrique contra esto, contra lo otro, que igual se cogen un tremendo cabreo porque la dependienta les empaquetó mal un paquete o porque el conductor del taxi huele a sobaco cosa fina...

Oye! que eso no tiene por qué causarnos rabia, que puede en todo caso no gustarnos, a nadie le gustan las situaciones incómodas, desagradables, pero todos pasamos por ellas y no por ello vivimos con la rabia enganchada a la chepa!

¿Quiere esto decir que me gusta la "mierda" que yo expreso, o la que expresó tan bellamente Fer? No en mi caso, porque ya he dicho muchas veces que de mí me gustan muy pocas cosas (no estoy en modo mimis-on, más quisiera yo...), pero sí me encantó su mierda, tan fina, tan delicadamente plasmada en esa entrada.

No te he conocido así, no escribías así, pero en todo caso no me gusta leerte así.

Siento mi tajantez, pero la confianza da asco (así no nos salimos del tema).

B7s

Cris dijo...

mmm...
Me temo que yo soy una de las que ha hablado de mierda últimamente...

Pero bueno, tampoco estoy de acuerdo del todo con Majo: la rabia de vez en cuando hay que soltarla, y más si eres un diplomático compulsivo. Y si quejarte o despotricar te hace bien, estupendo.
Yo no paro de repetirle a Miniyó que la rabia es una cosa muy fea, que no porque un niño le insulte tiene que insultar, bla, bla, bla. Pero los "mayores" que ya conocemos los límites, la necesitamos a veces...

Y me gusta la idea de poder pillar a tu voz interior desprevenida. A ver si lo consigo.

Besos!

maruxiña dijo...

Yo últimamente paso bastante de mi voz interior, no por nada, pero es que es un poco negativa, qué le den... jijiji.

Biquiños rapaz!!!

jose rasero b. dijo...

jajaja oye, muy bueno
Saludos

A través del espejo dijo...

En fin.
Aprovecho que mi voz interior está dormida para meter baza. Aunque... no descarto que entre ella misma para responderos sin pelos en la lengua.

Majo,
No es nada horrible para mí que me llamen "Espejo". Al contrario, me gusta el juego que implica con el mundo de los cuentos y de lo simbólico.
Lo de la "mierda" es verdad. Y mira que había escrito una entrada reflexionando sobre dejar de usar el blog como terapia. Pero la cabra, ya sabes.

Otra cosa pienso sobre la rabia de la que tú hablas, porque veo muy diferente quejarme por los taxistas a quejarme por el desastre hacia el que camina la sociedad. Creo que lo captas en tu tercer párrafo, y justo por eso uso la imagen de Fernán-Gómez. Lo veo un poco como a Unamuno, o Valle-Inclán, a los que les "dolía España".

En cuanto a la "mierda" de unos y de otros bloggers, quizás se trate de reflejar una actitud u otra hacia esa "mierda": Puedes afrontarla desde la melancolía o desde la rabia. Yo elijo la rabia, me hace sentir mejor armado, menos vulnerable.

Y sobre lo de que no me conociste así, ni escribía así, estoy de acuerdo. Nunca había sido mi voz interior la que había escrito una entrada. Y está algo amargadilla (todo dicho con mucha diplomacia).

Cris,
Estoy de acuerdo contigo con que la rabia es una herramienta, no un fin. Debe tener motivo, principio y caducidad.
Cuando encuentre palabras para explicar cómo me hice con mi voz interior sin que se enterase, te las cuento... a través del espejo.

Maru,
Es un poco negativa, la tuya. Pues ya ves la mía. Así, en confianza, te diré que yo creo que no quiere ser negativa, pero tiene tanto para pensar y tan buena memoria, que es algo más rencorosa y maniática que la voz exterior.

Jose,
Gracias. Ya ves, es un poco borde y huraña, pero tiene ese sentido del humor sarcástico con el que pretende hacerse respetable. O al menos, guardar distancias.
Un saludo!

Besos a todas, y gracias por escribir!

Majo dijo...

Buenas de nuevo:

En cuanto a lo del nombre, no sabes cuánto me alegra que te guste ;)

Pero entré más que nada a decirle a Cris que no me referí a nada escrito por ella, palabra.

Y me ha encantado saber que tengo una M melancólica... al menos así suena mejor ¿no?

Besets

Cris dijo...

Jajajajjaa, claro, cómo no se me ocurrió antes...

AntWaters Daza dijo...

Síps, hasta parece haber un prototipo; ese persona eternamente indigniada. Creo que era la Woolf quien describiendo a alguien así, decía: "parecía siempre que hubiese perdido su reino cinco minutos antes de hablar conmigo"

Son actitudes, supongo, venidas de que funcionaron un día y se repiten por inercia; yo soy más de guardar mi mierda...

Hummmm, o volverla canción :p .P

No sé, recuerdo la viuda del policía asesinado en el país vasco; que decía "no voy a llorar; lloraré en casa",y lo peor de todo es que no sólo es una elección

Besos mirando el ojo de majo :O

A través del espejo dijo...

Ant,
Tocas varios temas interesantes... lo cual ya no me sorprende.
La dignidad, el pudor, polvo bajo las alfombras... y la Woolf, gran dama que no se veía como tal, agraviada y dolida también por el Mundo. Pero lo que sé de ella, en su Sra Dalloway, me descubre una desazón insalvable ante la incapacidad masculina de sentir la vida, igual que descubro en otras obras anglosajonas de décadas semejantes, como en El Amante de Lady Chatterley.

En fin, en el "ciclo de la mierda", me quedo con el pensamiento de Shrek: "Mejor fuera que dentro".